Stand exposición: diferencias con un stand de venta

Stand exposición: diferencias con un stand de venta

Una empresa expositora en un evento o feria tiene unos objetivos bien marcados acerca de lo que quiere conseguir en su asistencia. Podríamos diferenciar dos objetivos principales: mostrar un producto en un stand exposición o venderlo en un stand de venta. En esta ocasión dedicaremos este artículo a aquellas marcas que no quieren vender directamente en su stand, sino que optan más por la exposición. Por ello hoy te presentamos: “stand exposición: diferencias con un stand de venta”.





Descargar el Ebook 




Stand exposición: características principales

La característica principal de un stand exposición es que su objetivo principal no es la venta. Pueden ser muchos otros, como por ejemplo:

  • exponer las propiedades de un producto o servicio
  • ofrecer muestras a los visitantes
  • estrategia: momento de ocio para el visitante
  • crear imagen de marca
  • realizar una formación, curso o taller

Aunque, como decimos, el objetivo principal no es la venta directa, sí que se trata de una forma estratégica de llegar al público y de hacer que la marca se quede en la mente del usuario. Habrá probado, experimentado, escuchado… La mente del usuario siempre guarda aquello que ha sentido, con la experiencia.

Un ejemplo muy claro es el de esta marca en la feria Unibike. El público acude a una feria de ocio y, precisamente es eso lo que pretende encontrar: ocio. Si lo pasa bien durante la exhibición, lo más probable es que recuerde tu marca cuando tenga que comprar algún producto relacionado.

Diferencias con un stand de venta

A nivel técnico las diferencias de un stand de exposición con un stand dirigido a la venta pueden no ser muchos. No obstante, a nivel decorativo las diferencias son importantes. Un stand de venta necesita:

  • Mostradores, expositores, colgadores… y otros elementos para exponer la mercancía
  • Zona para almacenar los productos que se venden
  • Caja, cambio, datáfono y, por lo menos, una persona encargada de realizar el cobro
  • Según el tipo de producto, puede necesitar una zona de probadores con espejos
  • Además de muchas de las características que también son requeridas en un stand de exposición

En cuanto al stand exposición, también tiene sus propias necesidades. Aunque su destino no sea la venta directa, requiere de algunas acciones y elementos estratégicos para lograr su objetivo. Algunas de las principales características de estos stands podrían ser:

  • Llamar la atención del visitante, dejando claro que no vende nada de manera directa
  • Dejar muy clara la imagen de marca
  • Ser muy directo dando la información: si no se entiende o si se tarda demasiado tiempo en realizar la exposición, el público se marchará
  • Una decoración sencilla y una atención del público dispuesta a resolver sus dudas

Ahora que conoces un poco más las diferencias entre un stand de exposición y un stand dirigido a la venta, dinos: ¿cuál encaja más en tu estrategia? ¿Crees que utilizar un stand exposición de manera táctica ofrece más resultados a largo plazo que uno de venta directa? ¿Has usado este tipo de stand alguna vez? ¡Cuéntanos!





consultoria-diseño




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *