¿Qué es y para qué sirve el branding emocional?

¿Qué es y para qué sirve el branding emocional?

¿Conoces el branding emocional? Dentro de las diversas estrategias publicitarias que puedes llevar a cabo con tu marca, es importante hacer hincapié en la conexión emocional con tus seguidores, una táctica que estrecha el vínculo entre empresa y target, humanizando el producto y mejorando las connotaciones ligadas al mismo.

En concreto, el branding a secas es la palabra para referirse al proceso de construcción de una marca, gestionando todo aquello vinculado al nombre de una marca comercial y su correspondiente logotipo o símbolo. Dichos factores inciden directa e indirectamente en el valor de la marca y en el comportamiento de los clientes. Contar con una fuerte identidad corporativa y un buen posicionamiento en el mercado comporta tener una fuente de ingresos estable y segura y además, superar a tus competidores directos. 

En el branding, lo importante no es el precio o la logística, sino resaltar el poder de la marca mediante valores intangibles como la singularidad y la credibilidad, que permite a la marca diferenciarse de las demás y provocar un impacto único en el mercado. La estrategia consigue subrayar las cualidades que la marca considera su fortaleza, buscando que el consumidor asocie en su mente una marca con un valor -innovación, frescura, originalidad, lujo, sostenibilidad ambiental, etc-.





Descargar el Ebook 




¿Qué es el branding emocional?

El branding emocional se sirve de una serie de estrategias y recursos de marketing con el objetivo de conectar con las emociones del público. Se trata de una herramienta que pretende llegar al consumidor mediante las emociones en lugar de la razón. Marc Gobé, el padre que acuñó este concepto, decía que “el mayor error de las estrategias de branding es creer que el branding se basa en cuotas de mercado, en lugar de basarse en emociones”.

Si piensas en ti mismo y en tus decisiones de compra, ya sean estas impulsivas o reflexivas, te darás cuenta de que en gran medida, vienen determinadas por tus emociones y sentimientos son quienes. Por lo tanto, a la hora de crear imagen de marca es fundamental integrar las emociones en el plan de marketing, sosteniendo como bandera el branding emocional. Por ello es importante tener en cuenta que el consumidor no solo busca satisfacer sus necesidades, sino que también busca sentirse bien.

Te damos algunas claves para llevar a cabo este tipo de táctica:

  1. Concibe al usuario como persona y no como consumidor: Hablando de marcas famosas, empresas como Apple o Coca Cola se centran en la empatía, intentando conectar con los sentimientos del cliente. 
  2. Prioriza la experiencia de usuario ante el producto y el diálogo frente a la información puramente comercial o promocional: Es importante que además, otras personas refuercen los principios de tu marca. Son fundamentales las opiniones en redes sociales, ya que los usuarios se fían más de las opiniones de otros que de la información corporativa. Ejemplos de éxito son la campaña de Redbull o la de belleza real de la marca Dove, que consiguió ciento setenta millones de reproducciones en Youtube. 
  3. Aprovecha el potencial de una buena historia: Las marcas se construyen a partir de historias valiosas, con un fuerte componente narrativo, visual y emocional. Introduce, por tanto, el storytelling como vector fundamental en tu estrategia de marketing emocional. Para ello existen numerosas herramientas multimedia, desde Storify a Slidestory, Storybird o Apester, entre otras. 
  4. No dejes a nadie indiferente: Intenta que todos recuerden tu campaña y se queden con ella, logrando que las sensaciones y valores se queden en la mente del cliente.





Servis - Eventos face to face




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *