Proxemia y cronemia: diferenciando conceptos de comunicación no verbal

Proxemia y cronemia: diferenciando conceptos de comunicación no verbal

Ya sabes la importancia de la comunicación no verbal en tus relaciones profesionales y personales, pero quieres ir un poco más allá: en este artículo intentamos ayudarte diferenciando algunos conceptos. En concreto, descubrirás las diferencias entre los términos proxemia y cronemia y descubrirás cómo aplicarlos a tu día a día.





Descargar el Ebook 




Proxemia y cronemia

Conceptualmente, la proxemia y la cronemia tienen diferencias en sus bases: la proxemia se basa en la distancia y la cronemia, en el tiempo. Así, entrando más en detalle:

Proxemia

Podemos decir que es el uso y la percepción que tenemos del espacio físico que nos rodea, de nuestras distancias íntimas y de quién accede a ellas y qué uso le da. Podemos distinguir 4 tipos de distancias proxémicas, ¡y es que no mantenemos la misma distancia con nuestra pareja que con el director del banco!

  • Distancia pública: 3,5 m – 7,25 m
  • Distancia social: 1,25 m – 3,5 m
  • Distancia personal: 45cm – 1.25m
  • Distancia íntima: menos de 45cm

Cronemia

Nos referimos a cronemia cuando analizamos el uso del tiempo que hacemos los seres humanos, en concreto, durante los procesos comunicativos. Podemos diferenciar tres tipos principales de cronemia:

  • Cronemia conceptual: muy relacionada con la cultura y la importancia cultural que se asocia al tiempo. Por ejemplo, personas puntuales y personas impuntuales.
  • Cronemia interactiva: ¿cuánto dura un acto comunicativo en concreto? Por ejemplo, un abrazo; el sentido de dicho abrazo cambiará radicalmente según el tiempo que dure.
  • Cronemia social: ¿cómo se estructura tu día? El tiempo que empleas en cada tarea cotidiana, el orden de cada una de ellas… se categorizaría como cronemia social.

 

proxemia

Diferenciando conceptos

Un ejemplo bastante claro sería el siguiente: imagina un apretón de manos entre dos ejecutivos; el análisis de la distancia entre ellos durante el apretón de manos es la proxemia; el tiempo que dura ese apretón es la cronemia. Están relacionados y ambos son claves en el terreno de la comunicación no verbal.

¿Qué sabes acerca de tu interlocutor?

En lo que se refiere a la proxemia, si acabas de conocer a tu interlocutor o tienes una relación estrictamente profesional, seguramente usarás, casi sin darte cuenta, la distancia social en la comunicación con ella. Sin embargo, el manejo del tiempo o cronemia no se controla de una manera tan “natural”, principalmente porque varía mucho en función del estilo de vida que lleve.

Por ejemplo: una persona con un alto cargo ejecutivo, que vive en la ciudad, que trabaja muchas horas… probablemente tenga tendencia a hablar deprisa, a gesticular de forma un poco brusca y, además, intentará terminar la conversación rápidamente.

En el caso de una persona que vive en las afueras y que trabaja media jornada lo más probable es que tienda a tomarse más calma en la conversación, centrándose en los detalles y con un ritmo lento en su habla.

Una conversación entre estas dos personas es un verdadero caso de estudio y puede ser muy útil para ambos y encontrar, así, el punto medio a nivel comunicativo. En tu próxima reunión o conversación con un cliente intenta detectar el tipo de vida que lleva: así sabrás en qué puedes centrarte, qué distancia debes mantener y cuánto tiempo alargar los temas de la reunión.





Servis-la arquitectura y el diseño de los espacios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *