Concepto de proxemia: definición y claves

Concepto de proxemia: definición y claves

¿Sabes el significado del concepto de proxemia? Si en alguna ocasión has sentido invadido en tu espacio personal y has precisado una mayor lejanía del otro sujeto para actuar con comodidad, te interesará conocer los diferentes patrones que esta teoría articula.

Para comenzar este artículo, cabe señalar que la proxemia es la disciplina que estudia como gestionamos los espacios en nuestra interacción social, laboral y personal con otros individuos. Ésta, básicamente diferencia entre cuatro grandes tipos de espacios: íntimo, personal, social y público, según la distancia establecida entre los sujetos. En este post te explicaremos las diferentes clases de espacios según la proxemia.

Hay que apuntar que, a pesar de que existen ciertas medidas estandarizadas, cada persona posee su propia sensibilidad a la hora de decidir dónde comienza su zona íntima o personal. Esta es la razón por la que nos sentimos invadidos cuando un individuo de nuestro entorno cruza un espacio que le resulta ajeno según nuestra concepción. Veamos las distancias según la proxemia.





Descargar el Ebook 




Tipos de distancias proxémicas

  1. Distancia íntima: Abarca entre los 15 y los 45 centímetros centímetros de distancia. Según postula esta disciplina, ésta es la distancia que se da para los susurros, para transmitir el cariño de forma íntima a otra persona o se tiene intimidad mediante el contacto físico. Por lo tanto, se trata del espacio correspondiente a tus familiares, a tu pareja sentimental o a tus amigos íntimos.
  2. Distancia personal: Esta separación se produce cuando te diriges a compañeros laborales o cuando charlas con tus amigos. Un truco para comprobarla, es que alargando tu brazo desde tu asiento o posición, podrías llegar a tocar a tu otro interlocutor. Esta distancia proxémica se da entre los 46 y 120 centímetros.
  3. Distancia social: Los expertos la ubican entre los 120 y los 360 centímetros. Está constituida por la distancia que nos separa de las personas poco conocidas o totalmente ajenas o extrañas. Según la proxemia, la empleamos con aquellos que no conocemos, o dicho de forma más popular, con quiénes “guardamos las distancias”. 
  4. Distancia pública: Es la distancia proxémica más larga, superando los 360 centímetros y de esa marca en adelante. Es la que empleas para hablar en público -por ejemplo, en una charla, congreso o conferencia-, la propia de los discursos oficiales, mitines políticos o ruedas de prensa.

Claves de la proxemia para evitar la invasión de tu espacio

Existen ciertas pautas proxémicas que puedes emplear para gestionar tu espacio personal y evitar que éste sea invadido. Apunta las siguientes recomendaciones para lograrlo:

  1. Crea una barrera a través del lenguaje corporal: Puedes emplear objetos cotidianos para lograr la distancia proxémica que necesites, tal y como un bolso, una carpeta, una taza de café o tu teléfono móvil para conseguir unos centímetros de distancia entre tú y tu interlocutor. Cuanto más cerca esté la barrera de separación de la zona del pecho y los hombros, más marcarás la distancia.
  2. Opta por una posición corporal ladeada: Si una persona invade en exceso tu espacio personal, en lugar de hablar cara a cara, intenta posicionarte de forma ligeramente ladeada, con un pie marcando una diagonal. Así, ñe estarás dando el brazo y el hombro a tu interlocutor y pautarás una distancia de precaución que evitará que se acerque más allá de tu comodidad personal.
  3. Evita la mirada fija: En sitios atestados de gente, como el bus o el metro, la manera de comunicar a la otra persona que si invadimos su espacio lo estamos haciendo de forma involuntaria es no mirándola. Hay que tener en cuenta que la proxemia pauta que en las distancias muy cortas, las miradas fijas consiguen llegar a un territorio muy íntimo. Si no tenemos confianza con esa otra persona, es mejor rechazarlas.
  4. Apuesta por la distracción: Las distracciones son un recurso efectivo como excusa para moverte y poder ganar espacio personal. Fingiendo buscar el móvil, usar un pañuelo, toser o cualquier otra acción de ese tipo podrás ganas unos centímetros de distancia.

Como has podido comprobar en este post, la proxemia es fundamental a nivel social, personal y en el ámbito de tu trabajo, por lo que es fundamental que adaptes la distancia que mantienes con el resto según tu trato de confianza y el contexto en el que te encuentres.





Servis-la arquitectura y el diseño de los espacios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *