6 errores típicos en las imágenes corporativas

6 errores típicos en las imágenes corporativas

La imagen corporativa es todo aquello que habla de nuestra empresa, de nuestro negocio. Al final, todo comunica y nuestro cliente potencial se hace una idea de nuestra empresa conforme ve la información que le ofrecemos: el nombre, el logotipo, los colores corporativos… Muchas empresas caen en errores a la hora de crear sus imágenes corporativas, creando el efecto contrario al que pretendían. En este artículo veremos una lista de los 6 errores típicos en las imágenes corporativas.





Descargar el Ebook 




Imágenes corporativas: 6 errores típicos

1.- Un nombre no identificativo

Muchas son las empresas que emplean la unión de las sílabas de los socios, añaden un SA a su propio apellido, etc… Este tipo de técnicas no dice nada acerca del negocio. Una empresa que se llame “Fernández e hijos” puede ser de cualquier rama y eso no ayuda a diferenciarse en el mercado.

2.- Un logotipo sin relación

Cuando tenemos un buen nombre podemos pensar en el logotipo. Eso sí, debemos intentar que tenga una relación con el nombre. Un taller de coches con un logotipo con forma de perro no tiene mucho sentido: mejor elegir un logotipo que se adecue tanto al nombre como a la actividad de la empresa.

3.- Colores corporativos desacertados

El color es muy importante. En principio, un logotipo debería ser identificado tanto si es en color como si lo encontramos en blanco y negro; no obstante, la elección de los colores corporativos hablan mucho de la empresa y su combinación es muy importante. Por ejemplo: imagina una tienda de productos naturales en la que el verde es el color corporativo principal. Si realizara unos folletos en las que el color rojo es el protagonista llevaría a errores por parte del lector.

imagenes corporativas

4.- Publicidad demasiado estridente

Seguro que has visto publicidades de empresas que quieren decir muchas cosas y acaban presentando un folleto con demasiada información, muy lleno y con textos dispares. Querer mostrar la máxima información posible acaba consiguiendo el efecto contrario al deseado: el lector no entiende la publicidad o, simplemente, se siente agobiado con tanta información y la acaba desechando.

5.- Ser igual que la competencia

Hay empresas que miran a su competencia y se “inspiran” en ellas para crear sus propias imágenes corporativas. Este hecho hace que tu público te clasifique tal y como clasifica al resto. Ese es un grave error, ya que tu empresa tiene su propia personalidad, sus propios objetivos, sus propias metas… Por ello es mejor buscar aspectos diferenciadores que no cosas que tengáis en común tu competencia y tú.

6.- Una página web obsoleta

La página web es una parte muy importante de la imagen corporativa en la actualidad. Si no tienes web, el cliente siente desconfianza hacia los productos o servicios que ofreces. No obstante, igual de peligroso es no tener web como tener una con malas imágenes o demasiado antigua. Es preferible tener una web muy sencilla, con tus datos de contacto y una breve explicación sobre qué haces, que no una muy compleja que sea contraproducente.

¿Qué te han parecido estos errores? ¿Te suena haber visto empresas que haya cometido alguno de ellos? ¡Déjanos tus comentarios!





Servis-la arquitectura y el diseño de los espacios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *