5 ejemplos de buenas estrategias de branding

5 ejemplos de buenas estrategias de branding

La construcción de un vínculo perdurable entre la marca y el cliente, es el objetivo primordial de una estrategia de branding, para que ésta sea exitosa, dicho vínculo debe estar basado en factores emocionales, dejando de lado la relación comercial.

Consiste en desarrollar un conjunto de atributos y valores para una marca, de manera tal que éstos sean percibidos como únicos y coherentes por los consumidores.

Una estrategia de branding ayuda a crear prestigio asociado al valor de los productos o servicios de la marca. A continuación te presentamos cinco pasos para asegurar una estrategia de branding exitosa:





Descargar el Ebook 



5 claves para las estrategias de branding

1. Marca las principales metas para tu empresa
¿Hacia dónde se encamina tu marca y qué objetivos pretende conseguir? Como en toda estrategia de marketing, puedes intentar definir a tu público objetivo y lo que deseas obtener de él, brindando a tus clientes contenidos de valor y estrategias promocionales con un discurso adaptado a sus características culturales y sociodemográficas. No debes dejar puntada sin hilo, por lo que una investigación y una elaboración previa profesional de tu estrategia de branding en base al mercado es sumamente importante.

2. Construye tu identidad corporativa propia
En este aspecto cobran importancia todo tipo de elementos y activos vinculados a tu marca o negocio, especialmente los de carácter visual. Debes definir un nombre tras una buena estrategia de naming, los colores corporativos fundamentales, una tipografía concreta o un diseño web apropiado, así como una cabecera para los productos de carácter multimedia, un logo abreviado para el correo o un tono y lenguaje para dirigirte a tu cliente potencial.

3. Prioriza la usabilidad y una buena experiencia de usuario
Debes vincularte emocionalmente al usuario como táctica estratégica para fidelizarlo y diferenciarte de la competencia. Lograr el engagement o compromiso por parte de este debe ser tu prioridad más clara. Puedes hacerlo desde diferentes vías como las sensaciones, los recuerdos, las historias narradas con formato de storytelling, el humor o la experiencia del consumidor por encima de la imagen de marca -lo que se conoce como debranding-.

4. Desmárcate de tus competidores aportando valor

En un contexto altamente competitivo como el actual, la opción más sostenible y efectiva, además de duradera, es la diferenciación, y no únicamente en precio y calidad de producto. Debes priorizar aquellos aspectos que te diferencien de tu competencia y la vinculen directamente con su target. No debes reparar solo en el precio o la calidad del producto, sino en un buen servicio de atención al cliente, un potente servicio de navegación web y la generación de comunidad mediante las redes sociales. 

5. Conseguir mayor credibilidad y prestigio

Utiliza los mejores canales adaptados a tu marca y las redes sociales más efectivas para culminar tu estrategia. Si no logras que tus usuarios confíen en ti y deseen ligarse a tu marca, errarás. Ofrece contenidos inéditos, realiza promociones y concursos flash, destaca por un buen servicio de atención al cliente y brilla con luz propia a través de una imagen corporativa original y creativa.

 



Servis-la arquitectura y el diseño de los espacios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *